Pasar al contenido principal

Usura de las tarjetas "Revolving"

La usura existe desde tiempos inmemoriales, siempre han existido personas más poderosas que han intentado aprovecharse de aquellos que se veían en apuros para solventar sus gastos.

Hoy día vivimos en una sociedad en la que queremos las cosas al instante y por eso los microcrédito están en el orden del día. Pero no siempre somos suficientemente precavidos a la hora de ver cuáles son realmente las condiciones de este tipo de préstamo y por supuesto a la financiera no le interesa que tengamos conocimiento de ello, hasta que nos vemos en un callejón sin salida.

Según la Ley de la Usura vigente en nuestro país, la usura es la práctica del préstamo que exige un interés superior al lícito.

Bien, aunque la Ley establece como ilícitas las conductas usureras, este tipo de prácticas se han aplicado durante los últimos años. Préstamos de poco dinero, a los que se les aplican tipos de interés altos, clausulas revolving e intereses remuneratorios y de demora. En resumen, microcréditos por los que finalmente se devuelven cantidades desorbitadas.

En este post nos vamos a centrar en aquellos microcrédito que se hacen a través de las denominadas tarjetas revolving.

¿Qué es una tarjeta o crédito revolving?

Es un préstamo revolvente, por el que podemos volver a disponer del capital que ya hayamos amortizado. La práctica habitual es ofrecerte una tarjeta con un crédito, de la que podemos disponer dinero, hasta llegar a una cantidad, que la financiera haya establecido en el contrato. Siempre vamos a poder disponer de esa cantidad de dinero.

Por ejemplo, si tenemos un crédito de 1.000€, y devolvemos 200€ del capital, ya solo nos queda por amortizar 800€, por lo que podemos volver a disponer de la cantidad de dinero que queramos hasta volver a alcanzar el límite de 1.000€, es decir, podemos gastar  200€, por lo que nuestro crédito total ya ha ascendido a 1.200€.

Este tipo de tarjetas tienen otra característica importante, además de la libre disposición del crédito, se trata de la forma en la que se amortiza o devuelve, pues  al cliente se le ofertan unas facilidades de pago asequibles, de muy poca cantidad mensual.

Y claro, pensaréis ¡Vaya chollo!

Pero no es oro todo lo que reluce. De lo que no te informan es de los intereses que conlleva este tipo de crédito. Si bien los intereses remuneratorios son el modo de pago de todo tipo de créditos, en los microcréditos revolving suelen ser abusivos y/o usureros. No solo por los tipos de interés, sino porque establecer una pequeña cuota para amortizar cada mes, supone que se generen más intereses. Por ejemplo, usura es  tener que devolver 2.000€ cuando solo ha dispuesto de 1.000€, o incluso devolver 1.500€.

Estos contratos tienen unas formulas farragosas para calcular el interés remuneratorio a aplicar. Además el tipo de interés es altísimo. Si entramos en la página web del Banco De España en el apartado de intereses podemos encontrar una tabla informativa de cuáles son los tipos medios de interés. El interés medio de tarjetas de crédito y créditos revolving en noviembre de 2019 se sitúa en el 19,63%, muy por encima del interés medio que se aplica a las operaciones de créditos a plazos entre 1 y 5 años.

El mencionado interés es alto, sí, pero no es lo más grave. Lo más grave de estas tarjetas es lo que en derecho se conoce como anatocismo, que no es otra cosa que la capitalización de los intereses ya devengados. Práctica permitida por nuestro Código Civil.

Es decir, si tenemos una tarjeta revolving con cantidad disponible de 1.000€, y  el mes uno hemos amortizado 150€  de nuestro crédito, que tiene el mismo tipo de interés medio de noviembre de 2019, el mes dos el capital a amortizar o la cantidad a devolver es de 1.016,85€ lo que supone más de lo que hemos dispuesto. Y si volviéramos a disponer  de esos 150€, tal como se fomenta con esta modalidad de crédito, se generarían más intereses.

Otra de las prácticas más común, es decirle al cliente que empezará a devolver el crédito dentro de dos meses, que el primer mes no debe amortizar nada. Pero eso no significa que el primer mes no se generen intereses, por lo que si solicitamos un microcrédito de 1.000€ con un interés del  11%, cuando vayamos a amortizar la primera cuota de nuestro crédito la deuda habrá ascendido a 1.110€.

En otras ocasiones los intereses vencen un día antes que la cuota del crédito y como estos se capitalizan, pasan meses hasta que la cantidad que queda por devolver es la que se dispuso, ya que, al capitalizarse los intereses, una vez aplicados, se suman al capital, y así sucesivamente, por lo que el capital a devolver irá aumentando, cada vez que se devenguen intereses.

Ponemos un ejemplo práctico y sencillo:

Rocío solicita una tarjeta de crédito revolving, con un tipo de interés del 9 %  con un límite de 1.000€. Los intereses vencen un día después que la mensualidad del crédito. Suponemos también que el primer mes dispone de los 1.000€.

Rocío paga religiosamente 120€ al mes para devolver su crédito, finalmente Rocío termina amortizando su crédito en un año y dos meses, con una devolución total de 8.614€. Finalmente Rocío ha pagado un 861% más de capital que dispuso.

En base a lo que acabamos de explicar,

Antes de contratar un microcrédito le aconsejamos que se informe correctamente o que consulte a abogados expertos en la materia como ROCO ABOGADOS, puede hacerlo mediante todas nuestras plataformas de contacto.

Si ya ha contratado este tipo de crédito y no puede afrontar la devolución, o ha terminado por devolver todo, y cree que le han cobrado unos intereses abusivos ¡Llámenos! Y reclamaremos por usted.

PAGAR DE MÁS POR UN PRÉSTAMO O CRÉDRITO ES USURA.